Diputado 85'

Opinión

Diputado 85 Memoria histórica: Octubre todo lo descubre

Leave a Comment


Diputado 85
Jueves 11 de octubre de 2012
Memoria histórica: Octubre todo lo descubre
Históricamente, el mes de octubre ha tenido eventos que han marcado a El Salvador, empezando por el descubrimiento de América el 12 de Octubre de 1492; hace 33  años el golpe militar que derrocó al presidente General Carlos Humberto Romero el 15 de Octubre de 1979 y ayer hace  26  años, el terremoto del 10 de octubre de 1986 que destruyó  parcialmente  la ciudad  capital de San Salvador.

11:45 de la mañana del Viernes 10 de Octubre de 1986, los habitantes de San Salvador se desenvolvían normalmente en su labores diarias, en el edificio “Rubén Darío” de 5 pisos, se iniciaban las labores, algunos trabajadores me dijeron que la cortina de hierro de la entrada principal del edificio se había desplomado sin ningún motivo y no permitían el acceso de los empleados y visitantes, pero se recomendó ingresar por la Joyería “Darío” y así se hizo y comenzó la actividad diaria.

Este edificio, después del terremoto de 1965 fue declarado con daños graves por el alcalde Ing. Napoleón Duarte por el terremoto del 3 de mayo y se recomendó demolerlo por el peligro que representaba, pero sus propietarios no lo hicieron y por esa razón se desplomó y murieron más  500 personas. 


Antes y después. Así quedó en ruinas el edificio “Rubén Darío”. Foto inserta, arriba, el edificio Rubén Darío, antes del terremoto.


En 1986 trabajaba como periodista y fotógrafo de Diario El Mundo y Radio YSKL y ese 10 de Octubre, junto al fallecido Director don Cristóbal Iglesias, atendíamos a los representantes de la Unidad Nacional de Trabajadores UNTS, Humberto Centeno, la fallecida Febe Elizabeth Velásquez y Guillermo Rojas, del Seguro Social.

El Director del periódico, don Cristóbal Iglesias me dijo: “Hurtado vienen de visita los de la UNTS y hay que hacerles una entrevista y fotografías”, cámara y grabadora en mano esperé, llegaron,  realicé la entrevista y tomé la fotografía. Salí de la dirección, caminé unos 5 pasos, me detuve por un segundo y un ruido aterrador seguido del movimiento de tierra  se sintió y de inmediato busqué protección bajo una puerta cercana a una de las tantas columnas del edificio en la segunda planta y observo que la energía eléctrica se corta y cae una lámpara sobre la cabeza de un compañero.

Todo queda oscuro y se oyen gritos de miedo y llamo a la calma a mis compañeros y salgo de inmediato del edificio. Todo esto ocurrió en fracción de segundos, llego a la calle, veo gente herida y caída en el suelo; otros gritan llenos de pánico y una señora me dice señalando al Teatro Nacional, “allá pusieron la bomba” y sonrió nerviosamente.

Llego a la esquina con la cámara en mis manos, buscando “algo que había pasado”. Observo hacia el sur una nube de polvo al igual que el efecto de una bomba atómica, que formaba un hongo y se siente otro fuerte movimiento de tierra y veo al fondo una polvareda, que después supe que era el edificio “Dueñas” y un ruido fuerte me hace voltear la mirada rumbo al Hotel San Salvador y tomo una fotografía en los precisos momentos que el edificio se inclinaba ante la mirada de muchas personas.
El viernes 10 de Octubre 1986 ocurrieron muchos milagros y los capitalinos no lo van a olvidar nunca y fue un día tan doloroso que como periodista jamás voy a olvidar: La muerte de las 42 niñas del Colegio Santa Catalina. 

El saldo fue trágico 1 mil 500 muertos, 40 mil viviendas caídas y dañadas; 200 mil damnificados y 10 mil millones de colones en pérdidas materiales, ya que  San Salvador quedó  parcialmente destruido con este terremoto que tuvo su epicentro en los Planes de Renderos.

Los cadáveres de las alumnas del Centro Escolar Santa Catalina, en el Barrio San Jacinto fue lo que rompió el corazón. Sus cuerpecitos fueron rescatados del edificio donde esperaban ser recogidas por sus padres.

15 DE OCTUBRE  ÚLTIMO GOLPE  MILITAR
Hace 33 años, el 15 de octubre de 1979, a las 7:30 de la mañana salí de mi casa en la Colonia América con rumbo a la Radio Cadena Central donde trabajaba como Director de Prensa; la emisora estaba ubicada en la 25 calle poniente, cerca de la Iglesia Don Rúa, en San Miguelito, y debido a la extraña presencia de guardias y policías en toda la ruta, mi instinto de periodista me decía que algo estaba pasando.
En mi carro tenía un radio de 11 metros y siendo miembro del club Torogoz , llamé por radio preguntando si había un 10 - 35 (zona de peligro), el operador llamado “Viajero” me dijo que efectivamente, sobre la 29 Calle Poniente, a inmediaciones del cuartel San Carlos, estaba cerrado el paso vehicular, lo cual confirmé, llegando al lugar y comenzó mi   sospecha .

A los pocos minutos lo confirmé, eran las 9 de la mañana, estando en la Cadena Central, comencé a averiguar y me confirmaron extraoficialmente, que era un Golpe Militar en contra del General Romero y que muchos cuarteles habían sido tomados por militares jóvenes en horas de la madrugada. En los últimos 2 años, los grupos guerrilleros y las organizaciones populares dominaban la situación en el país, ya que tres meses antes la guerrilla del Frente Sandinista de Nicaragua había derrocado al Dictador Anastasio Somoza.
El capitán Francisco Mena Sandoval uno de los militares jóvenes que provocaron este golpe militar  me contó lo qué no se sabe del Golpe Militar. 

El último presidente de la Dictadura Militar, el General Carlos Humberto Romero; seguido del Coronel Rafael Flores Lima y periodista René Hurtado. 

“Establecimos un puesto de mando en la Primera Brigada de Infantería (Cuartel San Carlos) y yo en un primer momento anduve huyendo y me mantuve alejado, luego me integré en la Primera Brigada y la intención del General Romero fue mandar a negociar, pero nosotros le hablamos por teléfono, le dijimos que le dábamos hasta las 11 a.m. para que abandonara el país y entonces mandó al Coronel Rafael Flores Lima para decirnos que estaba consciente del problema del país, que haría cambios de acuerdo a lo que nosotros estamos planteando y que al país no le convenía esta clase de problemas. Pero, ya la dureza de Romero no resolvería el problema, ya que las medidas represivas estaban desgastadas.
Lamentablemente, Romero no se fue a las 11 de la mañana, porque a los aviones les habían quitado las baterías y las habían mandado a la policía de Hacienda y no tenían ningún avión para sacarlo fuera del país y entonces le dimos hasta las 6 de la tarde para que tuviera oportunidad de pedir un avión a la Fuerza Aérea de Guatemala, que fueron los que vinieron a traerlo y antes de las 6 de la tarde, en la Fuerza Aérea el General Romero, el Coronel Flores Lima y otros militares salieron huyendo hacia Guatemala, cerrando así una historia triste de militarismo y dando quizá, el fin a los presidentes militares que nos han dado una carga de consecuencias nefastas a todos los que fuimos parte de la institución armada.
Realmente, hay que analizar esta historia tan prolongada y que los verdaderos culpables de esta situación que ha vivido el país, no fuimos los militares y creo que este pasado está lleno de decisiones de partidos políticos, y que reflexionemos que la Fuerza Armada está dentro del Poder Ejecutivo, pero debemos respetarla para que sea apolítica ya que es un poder real que tienen las armas y si tiene también el poder político, por instrumentalización de los políticos irresponsables y corruptos que se encuentran en el poder, esto puede volver a repetir la historia.
Hago un llamado a los partidos políticos y a la Fuerza Armada, para que lean, analicen y aprendan de la historia pasada”.
Con el Golpe Militar del 15 de octubre de 1979, los militares de la Fuerza Armada terminaron con el juego de quitar y poner presidentes para mantener la Dictadura militar como instrumento de la oligarquía.
15 de octubre de 1979-15 de octubre 2012, 33 años.
Escribe a:

0 comentarios:

Publicar un comentario