Diputado 85'

Opinión

Murió Juan Pablo II, se pensionó Benedicto XVI y nuestro Santo Monseñor Romero ¿Qué pasó?

Leave a Comment


Este 24 de marzo del año 2013, los salvadoreños recordamos el 33 aniversario de nuestro pastor Monseñor Oscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, que fue asesinado  en la Capilla de “cancerosos” la Divina Providencia y según la “comisión de la verdad” afirmó “que el asesino intelectual de Monseñor Romero fue el Mayor Roberto  d'Aubuisson fundador  del partido derechista ARENA y fundador de los “escuadrones de la muerte”.

Los que vivimos esa época de la guerra civil salvadoreña, no dudamos  en aceptar la versión de la  “comisión de la verdad”, ya que junto a Monseñor Romero fueron asesinados otros 15 sacerdotes y unos 70 mil salvadoreños más.

Monseñor Romero en su momento, comentó que el papa Juan Pablo II, le llamó la atención  creyendo  que “Romero apoyaba  a los comunistas” y según  Monseñor Romero , le contestó” su santidad, hablar de anticomunismo en  El Salvador, es algo muy grave para todos los salvadoreños” sin embargo, en dos oportunidades el papa   Juan  Pablo II visitó la cripta   de Monseñor en la Catedral  cuando vino a El Salvador.

El actual papa Benedicto XVI que se jubila el próximo 28 de febrero, fue nombrado por Juan Pablo II, como “prefecto de la Congregación  para la doctrina  de la Fe” y finales de los 90s manifestó  que el caso de Monseñor Romero, estaba siendo  investigado y estudiado por  dicha Congregación y se comprometió a agilizarlo, pero ahora renuncia del papado  y nunca se acordó de Monseñor Romero.

¿Por qué  el Vaticano y esta Congregación, margina y politiza  el caso de Monseñor Romero y no quiere  Beatificarlo? , porque siguen  argumentando  que para lograrlo es necesario que los salvadoreños informe  de algún milagro, que se haya realizado en nombre de monseñor Romero.

La iglesia  católica salvadoreña  está callada  y pide  que no se utilice a Monseñor Romero  “en cuestiones políticas”. Pero ¿Cuál es el proceso  y desde cuando se estudia de la Beatificación de Monseñor Romero en la congregación  para la Doctrina de la Fe?
El 24 de Marzo de 1993. Solicitud de Introducción de La Causa de Canonización de Mons. Oscar A. Romero Galdámez al Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano Mons. Arturo Rivera y Damas (de Grata Recordación).El 22 de septiembre de 1993 - otorgado el "Nihil Obstat" para proceder con la causa. El 12 de mayo de 1994 -- Mons. Rivera y Damas instaló el Tribunal Eclesiástico que instruiría el Proceso Informativo sobre la vida, martirio del Siervo de Dios, Mons. Oscar A. Romero.

1º de noviembre de 1996 clausura del Proceso Diocesano en el cual se presentó y selló todo el material que se envió a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos; nombramiento como Postulador a Mons. Vincenzo Paglia; el 4 de julio de 1997 -se acepta la Causa como válida por el Vaticano; en 1998 - se finalizan el Summarium y la Positio Super Martyrio y en el  2000 -- la Causa es desviada a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

En el 2001, una comisión de expertos de la Sagrada Congregación concluye que «Romero no era un obispo revolucionario, sino un hombre de la Iglesia, del Evangelio y de los pobres», en Marzo 2005 varios sectores de la Iglesia, inclusive los Jesuitas, piden la canonización de Mons. Romero; el Postulador anuncia que hay posibilidades de que ocurra dentro de 6 meses; el cuerpo del Siervo de Dios es posicionado en una cripta adecuada para un Santo. El 2 de abril de 2005-la Iglesia celebra el recuerdo de Mons. Romero y llora la muerte de Juan Pablo II.

El 18 de junio de 2005, el Papa Benedicto XVI se encuentra con el presidente de El Salvador y platica de la canonización de Mons. Romero; luego el presidente se reúne con el nuncio del papa en septiembre y tocan el tema, el 29 de julio de 2005- un noticiero católico recalca desarrollos positivos en la causa y destaca aceptación oficial del Vaticano por el arzobispo mártir.

El 17 de septiembre de 2005- el Postulador de la Causa de Mons. Romero promete "buenas noticias" dentro de un mes a la prensa. El  27 de octubre de 2005, Mons. Jose Saraiva Martins, prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe dice que la expectativa optimista del Postulador de la Causa Romero «no me resulta». El 4 de noviembre del 2005,  una revista oficial del Vaticano dice que faltan "años" para finalizar la canonización de Monseñor  Romero. El 25 de marzo del 2006- Mons. Fernando Sáenz Lacalle admite que la causa ahora camina a "paso lento"; el 9 de abril del 2006 -- el Cardenal Saraiva dice que “hace falta esclarecer si Mons. Romero fue matado por motivos religiosos o políticos, y que el tema es delicado”.

Ante esta realidad de la falta del Vaticano en la Beatificación y Canonización de Monseñor Romero, después de 33 años los sacerdotes jesuitas  de la Universidad Centroamericana UCA y el director  de la Radiodifusora YSUCA  Carlos Ayala manifiestan su inconformidad  por la falta de voluntad  del Actual Papa Benedicto XVI:
“La renuncia del Papa Benedicto XVI es un acto de responsabilidad, estimó la comunidad jesuita de El Salvador, aunque lamentó que no haya concretado la esperada beatificación del arzobispo mártir salvadoreño, Oscar Arnulfo Romero, durante su pontificado.

El retiro es 'un acto de responsabilidad'  por parte del Papa, quien deja varios legados, como el hábito de reflexionar sobre los grandes temas, con lo cual impuso  'un mayor valor a lo intelectual en la iglesia', afirmó el sacerdote José María Tojeira, director pastoral en la jesuita Universidad Centroamericana (UCA).
Además, Benedicto XVI contribuyó a corregir algunos problemas tradicionales de la iglesia como el secretismo, manifestó Tojeira, ex rector de la UCA.

Por su parte, el profesor de la asignatura 'Teología de la Liberación' en la escuela de maestrías de la UCA, Carlos Ayala, comentó que el Papa Benedicto XVI queda en deuda con los salvadoreños por no haber beatificado a Romero, símbolo de la iglesia popular salvadoreña”.

Tojeira dijo que tiene la esperanza de que el sucesor de Benedicto XVI complete el proceso, de manera que, "en tres o cuatro años, podamos tener beatificado a monseñor Romero".

Para Tojeira, quien sea designado como nuevo Papa, debe estar 'muy comprometido' con la paz y alentar 'la solidaridad' por los más pobres, en medio de la crisis de sentido  que prevalece en el mundo”.

¿Quién dijo miedo al vaticano? ¡¡¡San Romero es nuestro!!!
Escribe a:
renehurtadoperiodista@gmail.com
http://www.facebook.com/Periodistarenehurtado








0 comentarios:

Publicar un comentario