Diputado 85'

Opinión

La familia Tóchez violadores de la libertad de expresión

Leave a Comment






El 3 de abril del presente año 2014 y mientras  el señor Rosalío Tóchez  funcionaba como presidente de la Corte de Cuentas- para desgracia de los 1300 empleados-, en esta misma página  del “Diputado 85”, la “Columna” periodista “Los Dueños  de la Corte de Cuentas: La familia Tóchez Zavaleta” y en una de sus partes, transcribí  parte del comunicado del “Movimiento de Empleados de la Corte de Cuentas” el cual decía …“el hijo  de Rosalío Tóchez Zavaleta,   Mardoqueo Tóchez  se encuentra laborando  con una  ‘plaza fantasma’dentro de la Corte y que según las informaciones, maneja  unos 4 mil dólares mensuales en remuneraciones  y de esa cantidad  sale  el salario  del hijo de Don Rosalío Tóchez y  que momentáneamente llega  a la Corte de Cuentas  y  es el responsable de  seleccionar y destituir   a unos 150 empleados  y otros que ellos crean conveniente”. 

El Movimiento de Empleados pedía  a la Asamblea Legislativa, a la Corte Suprema, a la Fiscalía y otras instituciones    que investigaran esta denuncia de los empleados. El Señor Mardoqueo Tóchez, por órdenes  de sus “papito” el Señor Rosalío Tóchez, “le exigió  que al periodista   que escribe esta columna lo demandara en el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador, acusándolo de difamación, con el único propósito de despedirlo-por segunda vez, ya que utilizaría  este proceso para suspenderlo”.  Esto lo dijo  en una reunión  en el Auditorio de la Corte de Cuentas, frente  a unos 80 empleados, “que le haría un té de despedida” a este periodista y otros improperios, que  obligaron  a demandarlo  en la Fiscalía, la Procuraduría por amenazas, y reservándose el derecho de  demandarlo en los tribunales.

Tanto los 2 abogados y el mismo Mardoqueo Tóchez, menospreciaron  a este periódico  “El Independiente” y según ellos, el que escribe esta columna no era periodista, pero la Señora Jueza, Licenciada Gladys Margarita Salgado Amaya, Jueza del Tribunal  Sexto de Sentencia,al desestimar esta acusación, señaló a los acusadores, que el Diario El Independiente, reafirma  “la calidad   de periodista de René Hurtado, al formar parte del staff  de éste”.

Pero la historia  del desprecio de Rosalío Tóchez, de su familia hacia los empleados de la Corte de Cuentas  fue tanta, que el 20 de Diciembre de 2013 despidió a 70 empleados, pero la Honorable Sala  de lo Constitucional, los amparó y ordenó  el reinstalo de  todos los empleados. Sin embargo, Rosalío Tóchez realizó traslados de hombres y mujeres  que trabajan en la Corte de Cuentas y de manera ilegal, los trasladó a otros lugares que no reunían las condiciones de seguridad para los empleados.  

Otra maldad de Rosalío Tóchez con el que escribe esta columna, ya que trabaja  en la Corte de Cuentas  es que, a través del Director de Recursos Humanos  y de manera “amañada” ordenó  la destitución- siendo amparado-por medio  de la Comisión de Servicio Civil- queriendo violar la libertad de expresión que tanto  nos ha costado a todos los periodistas. 

A estas alturas,  Rosalío Tóchez y su dictadura,  ya no están en la Corte de Cuentas   y el Señor Presidente actual y los 2 magistrados  solicitaron a la Comisión de Servicio Civil, que retiraran  la demanda de destitución ordenada  por Tóchez  en contra de  René Hurtado y  que  todos los empleados  fueran trasladados a sus respectivos lugares.Se están corrigiendo poco a poco los abusos heredados por Tóchez. Todas estas acciones se  agradecen, porque revertir estos atropellos efectuados por Tóchez, nos indica  que la Corte de Cuentas vive una nueva era.

La Asamblea Legislativa ya realizó una Auditoría de la gestión 2012 y dentro de pocos días, se realizará la auditoría  de la gestión 2013 de Rosalío Tóchez y donde se comprobará, -dice el Movimiento de Empleados-, los malos manejos de los fondos de la Corte de Cuentas  y de las contrataciones a través  de las consultorías  que denunció  reiteradamente.

Las maldades de Rosalío Tóchez  y su “dictadura familiar”  no van a quedar en el olvido, ya que según se me informó,  “que después de la resolución final de la  Honorable Sala de lo Constitucional, los 70 empleados despedidos  y otros  que fueron trasladados,demandarán a Rosalío Tóchez por daños y perjuicios  y otros cargos  que  se están estudiando”.Estos Señores Tóchez, llegaron al extremo  de afirmar  “que el Movimiento de Empleados no existía”, pero gracias a  la entereza de sus miembros,  se presentó al Tribunal Sexto de Sentencia  un Comunicado- donde denunciaban “que  el hijo de Rosalío Tóchez laboraba en la Corte de Cuentas”-este fue   firmado por muchos de ellos y vaya para cada uno de  ustedes, nuestros  agradecimientos.

Este triunfo  en el Tribunal Sexto de Sentencia  fue gracias   al amigo,  Doctor Omar Pastor Vicepresidente del Instituto de Estudios Jurídicos IEJES,  que es dirigido también  por mi amigo,  Doctor Félix Ulloa, a quienes agradezco.Extiendo también mis agradecimientos  a la Compañera  Licenciada Carmen Elena  Rivas  Landaverde  en ésta   lucha  que tuvimos en la Sala de lo Constitucional  y en la Comisión de Servicio Civil, a los compañeros del Movimiento de Empleados gracias, por su solidaridad y  por su firmeza, porque demostrado está, que unidos se ganan  las peores batallas.

La sana critica de la Jueza Licenciada Gladys Margarita Salgado Amaya, para definir  que era ilegal la acusación,  se basó en el artículo 5 de la, “Ley  Especial del Ejercicio del Derecho a Respuesta” y  tomando en cuenta, la opinión del compañero fundador  del Diario el Independiente,  Licenciado Walter Raudales, periodista, escritor y poeta, igualmente,  al Director del Diario, Licenciado Victor Regalado,  a todos ellos gracias.

¿Quién dijo miedo a losTóchez?

Escribe a:
renehurtadoperiodista@gmail.com
http://www.facebook.com/Periodistarenehurtado 

0 comentarios:

Publicar un comentario