Diputado 85'

Opinión

San Antonio Abab: Educando al Alcalde Norman Quijano

Leave a Comment




Durante mi época de “cipote” conocí  la calle San Antonio Abab y desde hace tantos años,  esta  calle empedrada y poco pavimentada, que se iniciaba desde la Universidad Nacional es conocida por todos los salvadoreños como Calle a San Antonio Abab y esta población, el próximo 13 de febrero  del año 2015 estará  celebrando 110 años de haber sido fundada.


Este lugar antes de llamarse San Antonio Abab se le denominó “Pueblo nuevo de Cuscatancingo”, porque   pertenecía  a este  Municipio. Así se le llamó hace más de cien años al sector que hoy se conoce como San Antonio Abad, al norponiente de la capital.


En el Siglo XIX, los ancestros de la mayoría de sus actuales habitantes, emigraron desde ese municipio hacia las faldas del imponente Volcán Quezaltepec (o de San Salvador), motivados por la fertilidad de sus tierras para el cultivo.


Con el pasar del tiempo, el lugar se convirtió en un caserío. En 1902 fue declarado cantón.Tres años después, el  14 de febrero, por decreto legislativo, se funda la Sociedad San Antonio Abad, y su población es separada de la jurisdicción de Cuscatancingo. Se agrega al entonces Barrio El Calvario, de San Salvador.


Esta historia breve de San Antonio Abab  se llena de tragedias, cuando  durante la guerra la Guardia Nacional utilizando tanquetas, violentando la puerta se introdujo  a la casa  de retiro de la Iglesia Católica “El Despertar” ubicada  en San Antonio Abab. 


El 19 de enero de 1979, en un centro de retiro en "El Despertar", en San Antonio Abad, fueron asesinados el Padre Octavio Ortíz Luna, y cuatro estudiantes y catequistas: Ángel Morales, David Caballero, Jorge A. Gómez y Roberto A. Orellana.Como periodista estuve presente en “El Despertar” y el Padre Octavio Ortíz Luna, un joven sacerdote  al ponerse frente  a la “tanqueta” de la Guardia Nacional dieron ordenes de “atropellarlo  y aplastarlo” y de esta manera  fue asesinado junto a los seminaristas  y el gobierno militar,  dijo  que eran “terroristas de la izquierda”.


Esto se le ha olvidado a Norman Quijano y ahora como nacionalista, no sabe quién es San Antonio Abab, pero lo vamos a educar: Antonio Abad nació en el pueblo de Comas, cerca de Heracleópolis Magna, en el Bajo Egipto. Se cuenta que alrededor de los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir a una comunidad local haciendo vida ascética, durmiendo en un sepulcro vacío. Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a encaminar su vida espiritual en el desierto. Más tarde se fue internando mucho más en él, para vivir en absoluta soledad.


Es el patrón de los animales ya que le agradaban mucho y siempre los cuidaba. Se le suele representar acompañado de un cerdo.


De acuerdo con los relatos de san Atanasio y de san Jerónimo, popularizados en La leyenda dorada del dominico genovés Santiago de la Vorágine en el siglo XIII, Antonio fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto.


Dr. Norman Quijano, usted quiere cambiar  el nombre  de San Antonio Abab por el mayor Roberto D`Aubuisson y usted argumenta, que es debido  a su cargo  como presidente de la Asamblea Constituyente  de 1983. 


Yo conocí  como periodista al mayor y Roberto D`Aubuisson y en su época en la segunda planta  de la asamblea, los diputados sabían que existía un grupo  de miembros de los “escuadrones de  la muerte”  y acusaban  al jefe de seguridad de  la asamblea - de nombre, Dr. Regalado - de recibir las órdenes  del mayor  Roberto D`Aubuisson para actos clandestinos.


 ¿Se acuerda Doctor Quijano del Asesinato del Arzobispo  Oscar Arnulfo Romero y del Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas? “Caso Monseñor Romero.  El 24 de Marzo de 1980 el Arzobispo de San Salvador, monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdámez, fue asesinado cuando oficiaba la misa en la Capilla del Hospital de la Divina Providencia.


La Comisión  de la Verdad  concluye lo siguiente: 1.    El ex Mayor Roberto D`Aubuisson dio la orden de asesinar al Arzobispo y dio instrucciones precisas a miembros de su entorno de seguridad, actuando como escuadrón de la muerte, de organizar y supervisar la ejecución del asesinato.


2.    Los capitanes Álvaro Saravia y Eduardo Ávila tuvieron una participación activa en la planificación y conducta del asesinato; así como Fernando Sagrera y Mario Molina.


3.    Amado Antonio Garay, motorista del ex Capitán Saravia, fue asignado para transportar al tirador a la capilla, el señor Garay fue testigo de excepción cuando, desde un Volkswagen rojo de cuatro puertas, el tirador disparó una sola bala calibre 22 de alta velocidad para matar al Arzobispo.

Conclusiones.

La comisión de la Verdad concluyó lo siguiente:


1.    Existe plena evidencia de que: el ex mayor Roberto D`Aubuisson dio la orden de asesinar al arzobispo Oscar Arnulfo Romero  y dio instrucciones precisas a miembros de su entorno de seguridad, actuando como escuadrón de la muerte de organizar y supervisar la ejecución del asesinato. Y los capitanes Álvaro Saravia y Eduardo Ávila tuvieron una participación activa en la planificación y conducta del asesinato, así como Fernando Sagrera  y Mario Molina.


2.    Hay suficiente evidencia de que Walter Antonio Musa Alvares, junto con el ex capitán Saravia, tuvo que ver en la cancelación de los honorarios (de  mil colones) del autor material del asesinato, (Mario Molina, hijo del Coronel Molina)”.


 Por respeto al pueblo salvadoreño Doctor Norman Quijano, que a una calle  que lleva por nombre San Antonio Abab- un Santo- y que está por cumplir 110 años, me parece una falta de respeto  cambiarle el nombre. ¿Usted  quiere ponerle  el nombre  del mayor  Roberto D`Aubuisson   acusado de haber asesinado  a monseñor Oscar Arnulfo Romero y de ser  fundador de  los “Escuadrones de la Muerte”?


¿Quién dijo miedo   al alcalde  Norman Quijano?


Escribe a:

renehurtadoperiodista@gmail.com

http://www.facebook.com/Periodistarenehurtado 

http://www.diputado85.com/

                                                   






































 

0 comentarios:

Publicar un comentario