Diputado 85'

Opinión

La memoria histórica de la guerra no se debe olvidar

Leave a Comment





Recordar algunas fechas de la represión que sufrieron los salvadoreños que siempre terminaban con muertes, es una de las partes  que como periodista me llevan a no olvidar esos momentos difíciles, por ejemplo el asesinato del padre Barrera Motto en la  Colonia Dolores de San Salvador   que dejó como saldo 14 muertos, esto es parte de la persecución que sufrió la Iglesia Católica  con la muerte de varios sacerdotes.

En 1980 en el mes de noviembre, también viví la noticia sobre el secuestro y asesinato  de los miembros  del Frente Democrático Revolucionario realizado por los “Escuadrones de la Muerte” en San Salvador.

El 28 de Noviembre de  1978, recibí una llamada telefónica  donde  me informaban  de un tiroteo  entre policías  y guerrilleros  en la Colonia La Providencia-frente al parque zoológico de San Salvador- llegué al lugar y efectivamente  era un fuerte tiroteo,  donde solamente   a la Policía  observé  que disparaba  y  habían varios carros de la Policía Nacional  y tenían  rodeado  una casa donde supuestamente  los “guerrilleros”, le disparaban a la policía  y después de un par de  horas,  la Policía disparó gases lacrimógenos y penetró a la casa  que aparentaba estar quemándose, de donde sacaron  a 2 jóvenes, y una persona adulta, pero se encontraban muertos , uno de estos cadáveres , un policía Nacional –utilizando la “culata” de su fusil G3 –se lo hundió en la cara a esta persona que posteriormente  lo identificó, como el “cura Barrera Motto”. Me acerqué y comprobé que los 3 estaban muertos  y dentro de la casa  observé un aparato (mimeógrafo)  donde se imprimían comunicados de las FPL. Posteriormente , la Policía  presentó a un joven  de nombre José Isidro Portillo Paz , con quien me comuniqué  por  medio de papeles escritos, ya que no podía hablar  debido   a unos  balazos que presentaba  en la barbilla y garganta, el joven me afirmó que no era miembro de ninguna organización  y  que no tenían  armas. Posteriormente, después que se lo llevaron, busqué  información en los hospitales y estaba desaparecido, días después apareció su cadáver.

El Padre barrera Motto, era un joven sacerdote y luchador social  que pertenecía a la Parroquia de Mejicanos y según la versión de personas de la comunidad, era un religioso muy entregado  hacia la población.

El  año de 1980 tuvo gran cantidad de asesinatos, entre ellos Monseñor Romero, Monjas Maryknoll, el Mozote  y la  dirigencia del Frente Democrático Revolucionario FDR. En  ese tiempo ya estaban los “Escuadrones de la Muerte”, que habían nacido en los cuarteles de la Policía Nacional, la Policía de Hacienda, la Guardia Nacional y ORDEN.

En la Guardia  Nacional existía  la ANSESAL (G2)   que era dirigido   por el Mayor Roberto d'Aubuisson: El 27 de Noviembre de 1980 hace 35 años, trabajaba como director de Prensa de Radio Cadena Central  y  a eso de las  11:30  de la mañana me informaban del secuestro de varios  dirigentes políticos que se encontraban en el Externado San José. Me trasladé  al lugar de los hechos  y  las calles del Externado San José, se veía poca gente  y un amigo que me conocía  me explicó   - que estaba  en la  Barbería-   que  pudo observar, cuando vehículos de la Policía de  Hacienda y Policía Nacional  cruzaron sus vehículos y en la 25 Avenida Norte  -frente clínicas médicas-    hicieron una “barricada”  y no dejaron pasar a otros vehículos, mientras  unos 4  vehículos más con hombres armados  ingresaban al externado San José  y otros 2 vehículos eran colocados  de obstáculos  en la Calle  Gabriela  Mistral y 25 Avenida.

Según testigos este operativo duró  unos 20 minutos y  personal  del Externado San José, dicen que los secuestradores  ubicaron el objetivo de  6 personas  que se encontraban reunidos  en la oficina   de Tutela  Legal, fueron “esposados”  vendados de los ojos y amenazados  con armas de  fuego y obligados a entrar  en los vehículos de los secuestradores.

Al llegar a la emisora, pase la información “al aire”  diciendo la versión de los testigos  que  responsabilizó a la Policía Nacional  y  a la Policía de Hacienda. Después de la información recibí una llamada  en nombre del  Director de la Policía Nacional, quien me aseguró que no eran policías.

Posteriormente del secuestro, recibí otra llamada  de la Brigadas Maximiliano Hernández Martínez y de la  Unión Guerrera Blanca, ambos  “escuadrones de la Muerte” que se responsabilizaban del secuestro, diciéndome  que los cadáveres se encontraban en las “pedreras” ubicadas  en el  Lago de Ilopango, donde efectivamente encontré en diferentes lugares  los cuerpos  de los asesinados.

Los dirigentes del FDR  que fueron asesinados, eran 6 y la Comisión de la  Verdad, responsabilizó al Estado de este asesinato
¿Quién dijo miedo a la memoria histórica?
Escribe a:
renehurtadoperiodista@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario