Diputado 85'

Opinión

Antes era el Golpe Militar Hoy el “Golpe Suave” con políticos corruptos

Leave a Comment

En  América Latina varios gobiernos de izquierda están padeciendo el famoso “golpe suave”, que utiliza los Estados Unidos para atacar a los partidos de izquierda que han ganado elecciones libres y apoyados por el pueblo.

El más reciente  es en Brasil, cuando la extrema derecha política utilizando la mayoría en la Asamblea Legislativa y acusando falsament a la presidente Dilma Rousseff de corrupción, la mayoría derechista destituyó  a la presidenta, quien ha sido suspendida por 180 días y que junto a su partido político de los trabajadores, ganó las elecciones  con 53 millones de votos y ahora un grupúsculo de políticos  está tomando el mando a la fuerza en Brasil.


En El Salvador  desde hace algunos meses, el extremista partido ARENA ha estado desestabilizando  al gobierno del FMLN y con la manipulación  de otros partidos derechista,s tratan de bloquear  todo avance del gobierno de Salvador Sánchez Cerén.
 
Ante la corrupta ilegalidad en Brasil, el presidente Sánchez Cerén anunció que no reconocen al presidente interino de Brasil porque "hay una manipulación política en el senado…eso en el pasado era conocido como golpe de Estado y eran los militares que lo hacían. Hoy hay una nueva modalidad y se hace desde el parlamento", expresó.

"Desde El Salvador vamos a darle seguimiento a ese acontecimiento y esa es la primer medida que hemos tomado porque creemos en la democracia. Debemos de ser respetuosos de la voluntad popular, de la voluntad del pueblo, porque por medio de elecciones se elige al presidente como el caso de Dilma", detalló el mandatario.

"Nosotros creemos que se está vulnerando la democracia en Brasil y por eso es que hemos tomado esa decisión", reafirmó el mandatario.

El presidente Sánchez Cerén tildó de "juicio político" a la suspensión de seis meses a la presidenta Rousseff porque dijo que "ahora el senado la suspende y además le inicia un juicio político por algo que no está demostrado, por algo que no se ha comprobado que es delito y es una manipulación política lo que se ha dado en esa nación de Suramérica", puntualizó.

Por otra parte, el presidente Nicolás Maduro de Venezuela también anunció no reconocer al gobierno “clandestino”  de la extrema derecha de Brasil y darle seguimiento a esa campaña  de los “golpes suaves”, tal como está sucediendo en Venezuela, cuando la extrema derecha política  tiene la mayoría en la asamblea legislativa y está tratando de destituir al presidente Maduro  y están amenazando hasta la Corte Suprema de Justicia si desconoce  los decretos que apruebe esa asamblea.

Recientemente, el presidente Rafael Correa  de Ecuador, calificó estos “golpes suaves” como la nueva “operación Cóndor” que implementó Estados Unidos en la década de los 70´s imponiendo dictaduras militares en contra de la izquierda, acusándolas de ser comunistas.

Los golpes militares de antes-dice Correa- utilizaban a las fuerzas armadas, ahora en los “golpes suaves” se utilizan a los políticos corruptos y a  las asambleas legislativas para propiciar los juicios políticos con acusaciones falsas de corrupción y de lavado de dinero.
“Es el nuevo Plan Cóndor contra los gobiernos progresistas (…) Ya no se necesitan dictaduras militares, se necesitan jueces sumisos, se necesita una prensa corrupta que incluso se atreva a publicar conversaciones privadas, lo cual es absolutamente ilegal", ha señalado el presidente ecuatoriano.

El mandatario ha calificado como "gravísimo" lo que está sucediendo en Brasil y refriéndose en particular a la persecución por la justicia del expresidente brasileño y líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inacio Lula da Silva, acusado supuestamente de corrupción y lavado de dinero. Correa ha señalado que "lo mismo le han hecho a la expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kircher, a los actuales mandatarios de Bolivia, Evo Morales y de Venezuela, Nicolás Maduro", y que incluso él mismo ha sido víctima "de esta campaña de desprestigio y ataque" dijo el mandatario.

En estos “golpes suaves” para juicios políticos , la prensa corrupta que incluye a la radio, la Televisión y los periódicos se encargan de la información  falsa en contra  de los dirigentes políticos de izquierda que han sido electos por el pueblo.

El actual presidente en funciones de Brasil, Michel Temer, fue informante de la inteligencia de EEUU, según informa Wikileaks. En las filtraciones hechas por el portal se afirma que "el diputado Federal Michel Temer, presidente nacional del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), cree que la desilusión pública hacia el presidente Lula y Dilma  del Partido de los Trabajadores (PT) representa una oportunidad para que el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), presente su propio candidato”.

Resulta igualmente revelador que la embajadora de Estados Unidos en Brasilia desde 2013, Liliana Ayalde, fue la misma que dirigió la misión diplomática norteamericana en Asunción, Paraguay, hasta unos meses antes del golpe parlamentario sobre el expresidente Fernando Lugo el 22 de junio de 2012, posteriormente se dio el intento  del “golpe suave” en Ecuador y la desestabilización que ha habido  en contra del presidente de Bolivia Evo Morales incluyendo la desestabilización que está haciendo Estados Unidos  con la ayuda de la derecha en contra de Nicolás Maduro en Venezuela.

Saludamos y felicitamos la decisión del presiente Salvador Sánchez Cerén, ya que más vale “prevenir que lamentar” y tener cuidado con la desestabilización del partido Arena en contra del gobierno del FMLN.

¿Quién dijo miedo a la extrema derecha?

Búscame y escríbeme  
http://www.facebook.com/Periodistarenehurtado





0 comentarios:

Publicar un comentario