Diputado 85'

Opinión

Premio Nobel de la guerra Barak Obama

Leave a Comment

El premio Nobel  de la Guerra Barak Obama
El presidente de los Estados Unidos Barack  Obama, desde sus inicios como mandatario ha desestabilizado a Honduras, y logró un golpe de Estado; desestabilizó al gobierno de Guatemala y logró cambiar presidente; sigue dañando al gobierno de Venezuela que junto a la extrema derecha de su país, quiere provocar un golpe de Estado. En Argentina dañó al gobierno de la presidente Cristina Kirchner; sigue dañando al gobierno de Bolivia; al gobierno de Ecuador; y ha destruido la democracia en Brasil.

La famosa “primavera Árabe” ha dejado muchos países en guerra y Obama quiere terminar con el presidente de Siria y dejó fundado el Estado Islámico .

Durante la presidencia de Obama las fuerzas de EE.UU. han bombardeado los territorios de Afganistán, Libia, Somalia, Pakistán, Yemen, Irak y Siria.

Hace siete años Barack Obama fue investido como presidente de Estados Unidos. Desde entonces el mandatario, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, ha bombardeado siete países, ha armado al Estado Islámico y ha provocado conflictos militares en varios países. Aunque desde 1942 EE.UU. no ha declarado ninguna guerra, esto no le ha impedido atacar e invadir otros países.

Afganistán

En diciembre de 2009, tan solo dos meses después de convertirse en nobel de la Paz, Obama ordenó reforzar la presencia de EE.UU. en Afganistán con 30.000 soldados.

Ataques con drones sin autorización de la ONU

Aunque lanzados por su predecesor George W. Bush, con la llegada de Obama al poder los ataques de drones estadounidenses en Yemen, Pakistán y Somalia se intensificaron.
Según el promedio de los datos proporcionados por tres ONG, Obama ha autorizado 506 ataques en dichos países, dejando más de 3.000 bajas, incluidas unas 400 muertes civiles.
Barack Obama, ganador del Nobel de la Paz, lanzó 23.144 bombas en 2015

Libia

EE.UU. logró bajo el mando de Obama dejar su rastro de destrucción en Libia, donde a partir de marzo de 2011 participó en una operación militar para derrocar a Muammar Gaddafi.
Como resultado, al mandatario libio fue asesinado bajo consignas democráticas, lo que marcó el comienzo de un período de inestabilidad y de lucha armada por el poder en Libia y desembocó en la desintegración efectiva del país y el crecimiento del islamismo y el tribalismo.
Irak y Siria

En cumplimiento de sus promesas electorales, en octubre de 2011 Obama anunció la retirada de las tropas estadounidenses de Irak.

Sin embargo, los intentos de Obama de derrocar al líder sirio Bashar al Assad, para lo cual EE.UU. armó a la oposición siria, posibilitaron la ampliación y el fortalecimiento del Estado Islámico. Ahora este grupo radical aterroriza a la población de Siria e Irak. En agosto de 2014 Obama autorizó los ataques aéreos contra las posiciones del EI en Irak y en septiembre del mismo año EE.UU. comenzó a bombardear Siria sin el consentimiento de las autoridades de este Estado soberano. Pero la estrategia de Obama para luchar contra el EI no ayudó a acabar con los radicales, algo que hizo cuestionar los verdaderos objetivos de EE.UU.

Ucrania

Durante las protestas que estallaron en Kiev en noviembre de 2013, los países occidentales reforzaron su retórica en apoyo a la oposición ucraniana con el objetivo de derrocar al Gobierno democráticamente elegido de Víktor Yanukóvich.

En febrero de 2014 se produjo un golpe de Estado cuando la oposición alejó del poder al presidente legítimo de Ucrania, convocó elecciones anticipadas, disolvió el Tribunal Constitucional y revocó la ley que otorgaba al idioma ruso el estatus de lengua oficial en Crimea y otras regiones.

Antes y después de las elecciones presidenciales en Ucrania, Obama dio su apoyo moral al presidente actual de Ucrania, Piotr Poroshenko.
Además, el líder norteamericano aprobó el suministro de armas letales a Kiev para emplearlas en la ofensiva en el este del país, según una serie de documentos filtrados del Departamento de Estado de EE.UU.

La guerra provocada por Obama en Alepo
Alepo es la segunda ciudad del país y el antiguo centro económico de Siria. Estratégicamente era la ciudad elegida por la oposición para convertirse en su capital alternativa a Damasco. Contaban con la proximidad a la frontera turca, a apenas 40 kilómetros, que hasta 2016 ha sido una de las claves que explicaba la capacidad de resistencia de los grupos armados opositores que controlan los barrios orientales.

¿Por qué la batalla dura cuatro años sin que se defina su resultado?
Durante el primer año de levantamiento contra Al Assad, Alepo se mantuvo bajo control del Gobierno. En verano de 2012 los grupos armados de la oposición, en colaboración con un sector del Ejército que decidió cambiarse de bando, dieron un golpe de fuerza y se hicieron fuertes en los distritos del este. Desde entonces la ciudad quedó dividida y no han cesado los combates y bombardeos. Durante años la frontera ha estado más o menos fija, pero este verano, gracias al apoyo de Rusia e Irán, el Ejército ha logrado cortar la última vía de acceso que quedaba a los rebeldes y establecer un cerco.

¿Por qué no se detienen los bombardeos?
El Ejército sirio repite la estrategia empleada en otros lugares como Homs. El cerco se ha convertido en un arma de guerra efectiva en Siria, pero hacerlo en Alepo ha sido una labor de años. La fuerte presencia de grupos armados en zonas urbanas provoca que los combates sean casa por casa y esto causa un elevado número de bajas, por lo que el Ejército recurre al cerco y después bombardea sin descanso hasta lograr que el enemigo pida negociar una salida.

0 comentarios:

Publicar un comentario