Diputado 85'

Opinión

Militares de la TANDONA huyen y de la INTERPOL

Leave a Comment

Los actuales jueces del sistema judicial salvadoreño,son herederos de la Corte Suprema de Justicia hasta el año 2009, que sabiendo que las personas involucradas  en delitos que tienen las características de funcionarios, de militares y empresarios, nunca los detienen y juegan con la figura de dejarlos en libertad, sujetos a algunas medidas de control, pero generalmente tienen la oportunidad de salir huyendo, desaparecer y por último se  pide  apoyo de la Policía internacional  INTERPOL.


Los militares  que ordenaron el asesinato de los 6 sacerdotes jesuitas, las 2 mujeres y otras capturas, desaparecimiento de personas y masacres, fueron protegidos por los actuales magistrados de la Corte Suprema de Justicia y junto a los jueces son los responsables de haberse escapado de la justicia y hasta la fecha, la PNC  y la INTERRPOL no los encuentran.


La pregunta es: ¿Dónde se esconden? ¿Quién los protege? ¿Han salido del país? ¿Por qué la policía no los encuentra? Hay  que recordar que la orden de INTERPOL se filtró en su momento y estos militares de la TANDONA salieron a esconderse al ex cuartel de la Guardia Nacional,por eso el dicho, “chucho no come chucho y si come, no come mucho”.



Otra historia de los jueces salvadoreños,  es haber permitido que el empresario millonario Enrique Rais -con doble nacionalidad-también salió huyendo del país por las medidas ridículas de los jueces y según investigaciones: “El avión matrícula N54HT, propiedad de Rais Group International NC LLC, despegó el pasado viernes 13 de enero de 2017, a las 9:15 de la noche, del Aeropuerto Internacional La Aurora de la Ciudad de Guatemala, hacia República Dominicana, según consta en un sitio web de rastreo de vuelos. Ese mismo día, y horas antes, el Juzgado Octavo de Instrucción giró las órdenes de recaptura del empresario Enrique Rais, su sobrino Hugo Blanco Rais y cuatro personas más”.


Durante los años anteriores, la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal y la Asamblea Legislativa fueron títeres de los gobiernos de ARENA y el dominio de la extrema derecha junto a los militares era total y absoluta para controlar la justicia en El Salvador. Ojalá que a la PNC y la INTERPOL logren la captura de estos delincuentes  y los  en cierren donde deben estar.
La historia hace 28 años
El jueves 16 de Noviembre de 1989, cuando trabajaba en YSKL y Diario El Mundo fui a investigar a las  6:00 de la mañana sobre un “posible atentado de Ignacio Ellacuría”, tomé Boulevard de  los Próceres cerca  de la Torre Democracia y la zona estaba llena de soldados, tanquetas y vehículos militares y gracias a mi carné de periodista no me detuvieron.

Al llegar a la avenida Albert Einstein, en una puerta lateral  de la Universidad Católica UCA estaban algunos soldados y en el jardín estaban masacrados 4 sacerdotes  entre ellos el padre Ellacuría, al entrar al dormitorio, 2 jesuitas más estaba asesinados y al salir y bajar a una pequeña sala, encontré a madre e hija abrazadas que habían sido masacradas destruyendo sus cabezas.

Siempre como periodista se nos invitó para asistir a la Corte Suprema de Justicia, en  entre los días 26 y 28 de septiembre donde se había decidido a hacer “un supuesto juicio” en contra de 9 militares  que según las informaciones de algunos asesores norteamericanos” y el mismo presidente Cristiani, eran los responsables de haber masacrado  a los sacerdotes jesuitas y las 2 mujeres”. Pero ¿Quiénes eran estos militares? 



  
En la foto 8 de los 9 militares  que asesinaron a los 6 sacerdotes jesuitas y a las 2 mujeres. Ausente 1 de salió huyendo.

Nueve militares - cuatro oficiales y cinco soldados  fueron formalmente procesados por este crimen. Solamente ocho estaban en la sala, pues uno de los soldados se encuentra prófugo de la justicia desde el comienzo de las investigaciones.
El militar de mayor graduación, Coronel Guillermo Alfredo Benavides, negó en todos los interrogatorios su participación en los hechos. Los otros 7 militares, en confesiones extrajudiciales hechas ante la Policía, admitieron haber participado en el crimen y relataron con lujo de detalles la operación que concluyó con la masacre de los jesuitas. Más tarde, ante el juez negaron todo lo que habían afirmado antes.


                                    Militares de la tandona  siguen escondidos 

0 comentarios:

Publicar un comentario