Diputado 85'

Opinión

24 de marzo de 1980, Hace 37 años asesinaron a Monseñor Oscar Arnulfo Romero

Leave a Comment

DAR CLICK AQUI, PARA ESCUCHAR EL AUDIO.



El lunes 24 de Marzo de 1980, cuando salí de la Policlínica Salvadoreña en la 25 Avenida Norte de San Salvador, después de haber constatado que Monseñor Romero había sido asesinado y al pasar la información en la Radio Cadena Central para la cual laboraba, se me avisó, que el gobierno de la Junta Militar había ordenado, una Cadena Nacional de radio, para callar cualquier información que se relacionara con el Asesinato de Monseñor Romero.

Me dirigí como a las 7:00 de la noche por la zona del parque Cuscatlán y tomando la Alameda Roosevelt buscando el lugar “donde se escuchaban Cohetes” y mientras las calles estaban solas, llegué al “Monumento Salvador del Mundo” y desde ese lugar hacia arriba, confirmé que los habitantes de la colonia Escalón, “estaban contentos, porque Romero el comunista había muerto”. Esta colonia Escalón es habitada por gente de la oligarquía que son seguidores del partido ARENA y del mayor Roberto d'Aubuisson, que la Comisión de la Verdad “lo señaló como el autor intelectual del asesinato de Monseñor Romero”.


Irónicamente en la Plaza Salvador del Mundo se realizó la Beatificación de nuestro Santo y como 3 kilómetros-al poniente- se encuentra el centro comercial Balam Quitzé, que según las informaciones, “allí se pagó mil colones al asesino de Monseñor Romero, quien fue identificado como el Guardia Nacional Marino Samayor Acosta que en esa época, era uno de los Guardaespaldas de Mario Molina, hijo del Coronel Arturo Armando Molina, expresidente de la República”.




El capitán del ejército Álvaro Saravia amigo de D´Aubuisson, miembro de ARENA y de los Escuadrones de la Muerte” dijo al periódico virtual el Faro, quién fue el responsable del asesinato de Monseñor Romero:


“Dos o tres días después del asesinato de monseñor Romero, el grupo de D´Aubuisson sostiene una reunión en la casa de Eduardo Lemus O´byrne. Saravia conoce de esta reunión, porque él mismo, saliendo de ahí, fue a pagarle al hombre que disparó contra monseñor Romero. Fue a pagarle por sus servicios”.

“Yo no conocía al tirador. Ese día lo vi yo en el carro, meterse al carro de barba. Y después le fui a entregar yo personalmente los mil colones que le entregó, que los pidió prestados D´Aubuisson a Eduardo Lemus O´byrne. En la casa de él estábamos nosotros cuando llegaron a decirle que… ¡A cobrar! Y Roberto D´Aubuisson jamás manejaba dinero. Le prestó mil colones a este para entregárselos.”

Eduardo Lemus O´byrne es un conocido empresario salvadoreño. Ha sido presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada ANEP, propietario de granjas avícolas y un hombre muy conocido en los círculos empresariales centroamericanos.”


Álvaro Saravia

“El capitán Saravia insiste en que el dinero lo puso Lemus O´byrne. “Dio los mil pesitos. Yo mismo se lo fui a entregar. Llegué donde él y le dije, mirá, dice Roberto d´Aubuisson que no quiere saber ni mierda de vos, que te arreglés con tu jefe”.

El dinero se lo fue a entregar al estacionamiento de un pequeño centro comercial en el oeste de San Salvador, llamado Balam Quitzé. Ahí lo esperaba el tirador, ya sin barba, acompañado de Walter “Musa” Álvarez, un extraño hombre que murió asesinado poco después”.

“…Pero el tirador no salió del equipo de D´Aubuisson, sino del otro conspirador: Mario Molina, hijo del ex presidente Arturo Armando Molina. Mario Molina aportó el asesino, el arma y el equipo de seguridad.”

A estas alturas se conoce que el asesino de Monseñor Romero, fue el Guardia Nacional Marino Samayor Acosta que en esa época, era uno de los Guardaespaldas de Mario Molina, hijo del Coronel Arturo Armando Molina que fue presidente de la República entre 1972-1977.


Marino Samayor Acosta

Se espera que el gobierno salvadoreño, ahora que cumple 37 años de su muerte busque investigar a los asesinos de Monseñor Romero y que sea judicializado esta acción de los “escuadrones de la muerte” que fueron dirigidos por Roberto d´Aubuisson.


0 comentarios:

Publicar un comentario