MONSEÑOR ROMERO SERÁ CANONIZADO EL 14 DE OCTUBRE

El Papa Francisco anunció esta mañana que será en la Basílica de San pedro en Roma.


Hoy 19 de mayo el Papa Francisco anunció que Monseñor Oscar Arnulfo Romero será inscrito en el catálogo de los santos el 14 de octubre de 2018. 

El Card. Gregorio Rosa Chávez expresó: "Es un privilegio extraordinario, el Papa me invito personalmente, lo pude saludar junto al Secretario de estado, ¿Qué más podemos pedir?; ver a los cardenales tan contentos acercarse a mi, y decirme cosas de Romero que yo no sabía, eso a uno lo llena de gozo, de gratitud y de emoción, asi que fué una mañana inolvidable"

También explicó que esta abierta la posibilidad que el Papa Francisco pase por El Salvador el próximo año, cuando vaya rumbo  a Panamá.


Fué un largo camino para la etapa de canonización

En 1994 empezó la "Fase Diocesana de la causa de beatificación" terminó en 1996 fue entonces que el proceso se trasladó a Roma. En El Vaticano la causa estuvo paralizada por largo tiempo, El Papa Benedicto XVI intentó desbloquearla en la última parte de su pontificado, pero fue Francisco quien lo logró. En el año 2015 la Iglesia Católica reconoció que Monseñor Romero fué asesinado por odio a la Fe. 
El 23 de mayo de 2015 fué beatificado en San Salvador, El Salvador, en una multitudinaria ceremonia en "El Monumento a El Salvador del Mundo".


El Asesinato:

Monseñor Oscar Arnulfo Romero fué asesinado por ordenes del Mayor Roberto d'Aubuisson (según 
La Comisión de la Verdad), en la capilla del hospital de La Divina Providencia, por un francotirador con una bala calibre 22, que explotó en el pecho del Arzobispo. 

Para muchos Salvadoreños, la homilia que detonó la orden de su asesinato fué la que proclamó el día 23 de marzo de 1980, en la que exortó a los "Cuerpos de Seguridad" a desobedecer las ordenes de sus oficiales:


"Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército, y en concreto a las bases de la guardia nacional, de la policía, de los cuarteles: Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: No Matar. Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios... Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla... En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, ¡les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión!"

Aquel lunes 24 de Marzo Monseñor Romero impartía la misa en La Capilla Divina Providencia en honor al primer aniversario de la muerte de "Meardi de Pinto" madre de uno de los periodistas "rebeldes" (Director de diario El Independientede aquella época). Pasaban 20 minutos de las 6 de la tarde cuando un Volkswagen rojo se parqueaba frente a la entrada de la capilla, a 31 metros de donde el Arsobispo consagraba el pan.


"Que este cuerpo inmolado y esta sangre sacrificada por los hombres nos alimente también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor...".

Inmediatamente después de la frase, por la ventanilla trasera del Volkswagen se asomó la punta del rifle de alta presición, y entonces Monseñor Romero caía al piso con la aorta rota por una bala fragmentaria calibre 22.


Por: Kriscia Hurtado

                                                                                                       




                               

 


Share:
spacer

No hay comentarios:

Publicar un comentario