El golpe militar en Chile que derrocó al presidente Salvador Allende





El golpe militar en Chile que derrocó al presidente Salvador Allende


Hace 48 años, 1970 por primera vez en la historia de Chile, gana las elecciones el presidente Doctor Salvador Allende, candidato del partido socialista y de la Unidad popular. En 1970 la izquierda salvadoreña también, se prepara para luchar por la democracia y contra la dictadura militar. La extrema derecha dirigida por la oligarquía, los militares y los partidos derechistas continuaban traicionando al pueblo, recibiendo la ayuda del gobierno de los Estados Unidos y cada vez que los “gringos “anunciaban una Sanción para El Salvador, la extrema derecha siempre se alegró, que otros Países como los Estados Unidos, dañara al pueblo salvadoreño. 





La derecha Chilena el 11 de septiembre de 1973,junto a los militares y políticos derechistas, apoyaron el golpe militar en contra de Salvador Allende. Esta derecha chilena, mediante ataques a la economía, al transporte, la baja producción y la acumulación de dinero, provocaron la insatisfacción del pueblo chileno y esto se ha repetido en América del Sur, en El Salvador y América Central. El militar chileno Augusto Pinochet, que fue considerado un traidor al gobierno de Allende y que fue dirigido por los Estados Unidos, junto a la oligarquía y la extrema derecha, hace 45 años, el 11 de septiembre de 1973,dirigió la Masacre militar en contra del pueblo chileno.

Ese 11 de septiembre de 1973,ante la amenaza de los militares, en horas del mediodía, el presidente Salvador Allende dirigió su último mensaje al pueblo chileno. Allende no aceptó la renuncia ni el golpe militar y decidió quedarse, en el “Palacio de la Moneda”o Casa Presidencial y transmitió su último mensaje por medio de una estación de radio, mientras la aviación militar bombardeba el “Palacio de la Moneda”donde se encontraba el presidente Salvador Allende:”Seguramente ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Postales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción. Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, y que también se ha autodenominado Director General de carabineros. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales, ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.



Los trabajadores de mi Patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición”.


Después del bombardeo y destrucción del “palacio de la Moneda”, Lo militares chilenos, entraron a buscar al presidente Salvador Allende y de acuerdo versiones periodísticas y de Empleados cercanos al presidente, dijeron, que el Dr. Allende decidió suicidarse de un disparo en la boca. El presidente Allende nació en 1909 y murió el 11 de septiembre de 1973 a los 65 años de edad. El pueblo chileno, no aprendió la lección de la traición de la extrema derecha, los militares y los Estados Unidos y en la actualidad, los gobierna un presidente de extrema derecha y capitalista.

En Chile como en El Salvador, la extrema derecha (ARENA y otros) sueñan con ser los dueños del poder y que Estados Unidos, sea el co-gobierno que mande a los salvadoreños y que siempre reciban millones de dólares de los gobiernos de Estados Unidos y Taiwán.







Share:
spacer

No hay comentarios:

Publicar un comentario