Monseñor Romero de pastor profeta mártir a santo de la Iglesia Católica

Monseñor Romero de pastor profeta mártir a santo de la Iglesia Católica


El 2 de febrero de 1977,el Papa Pablo VI nombró a Monseñor Oscar Arnulfo Romero como Arzobispo de San Salvador, en sustitución de monseñor Luis Chávez y González, quien había renunciado a su cargo.
En esa época, los salvadoreños habían recibido otro fraude más en las elecciones presidenciales de ese año y fue electo nuevamente el General Carlos Humberto Romero que fue propuesto por el partido  de Conciliación Nacional PCN.
El 28 de febrero de ese año(1977) el Pueblo salvadoreño y los candidatos de la Unión Nacional Opositora UNO, se manifestaban en el parque Libertad y a las 11:00 de la noche, la  Guardia Nacional y la Policía, atacaron a balazos a cientos de manifestantes que protestaban por el fraude electoral y durante el ataque, murieron muchos salvadoreños y los candidatos de la UNO y otras personas, lograron refugiarse en la Iglesia el Rosario de San Salvador.

Ante la amenaza violenta de la guardia y la policía de entrar a la fuerza a la Iglesia el Rosario para capturar y asesinar a los protestantes, el recientemente nombrado Arzobispo Monseñor Oscar Arnulfo Romero, se colocó frente a la iglesia “y ordenó a la guardia  no violentar la casa de Dios”.

Monseñor Romero, que estaba conociendo, de primera mano, la violación de los Derechos Humanos, a los pocos días, el 12 de Marzo de 1977,tuvo que soportar y sufrir el asesinato de su amigo y sacerdote jesuita Rutilio Grande, que fue emboscada en una calle del Paisnal  al norte de San Salvador, por los “escuadrones de la muerte” y fue ametrallado junto a dos niños habitantes de la zona.

EL 24 DE MARZO DE 1980 HACE 38 AÑOS:  El fundador del Partido ARENA, mayor Roberto d'Aubuisson, ordenó el asesinato de monseñor Oscar Arnulfo Romero y desde esa fecha hasta hoy, el papa Francisco en el Vaticano  está por Canonizar a nuestro San Romero de América.
Trabajé con Monseñor Romero  en la elaboración de la Revista CELAN en 1979 en el Seminario San José de la  Montaña y que triste fue, conocer el odio fanático de sacerdotes de extrema derecha  que criticaban a Monseñor ROMERO.
El Arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero fue asesinado por ¨odio a la fe¨, los teólogos reconocen el martirio, los miembros del Congreso en reunión  en la Congregación para las Causas de los Santos dieron su voto por unanimidad ¨martirio positiva formal y material sufrido por el Arzobispo de San Salvador, el 24 de marzo de 1980. Se trata de un paso decisivo para el obispo latinoamericano asesinado  mientras celebraba la Eucaristía y que ya las personas aclaman como un santo¨.




El veredicto sobre el martirio ¨es la culminación de una causa preocupado. Iniciado en marzo de 1994, después de la clausura de la investigación diocesana del año siguiente, su postulador arzobispo Vincenzo Paglia había iniciado el proceso en la Congregación en 1997¨. Sin embargo, la necesidad de estudiar y mirar en la conducta y escritos de Romero en el difícil contexto de la situación social y política de su tiempo salvadoreño,  resultó en una tendencia que se caracteriza por interrupciones y descansos, las concesiones y la suspensión, sin embargo, llegaron a la conclusión positiva. En el 2007, en ruta a Brasil, Benedicto XVI dijo que creía que Romero claramente digno de los altares. "Yo no lo dudo - dijo, en declaraciones a los periodistas en el avión - que su persona merece la beatificación."

"El Arzobispo Oscar Arnulfo Romero fue un gran testigo de la fe y de la demanda de justicia social y los controles para el doctrinal su proceso de beatificación nihil obstat ya se había acelerado con Benedicto XVI", dijo el verano de 2013 'Arzobispo Gerhard Ludwig Müller, el cardenal prefecto actual de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Palabras que vinieron después de la confirmación, el abril anterior por el mismo departamento, que había sido superado las reservas de carácter "doctrinal y prudente".
"Ahora los postuladores tienen que moverse porque no hay más obstáculos", dijo el 18 de agosto de 2014 , el papa Francisco durante su vuelo de regreso a Roma de Corea. Mientras, durante la última audiencia general, recordó la ¨enseñanza de Romero citando una Homilía pronunciada en 1977 con motivo del asesinato de un sacerdote por los escuadrones de la muerte. La enseñanza de un buen pastor que da su vida como una madre a sus hijos¨.
Como varios testigos han declarado públicamente " Romero fue asesinado por su amor por la justicia y por el profundo amor que sentía por los más débiles." En última instancia el asesinato del arzobispo no fue causado por sus posiciones "político", sino sólo por la coherencia con la fe y la enseñanza de la Iglesia. Una de las razones por lo que exclusivamente pastoral, religiosa. Como ya se ha señalado claramente el sucesor de Romero, Arturo Rivera Damas, "en un contexto de polarización marcada por intereses geopolíticos que lucharon en el país, se confundió con la connivencia con la ideología socialista también la defensa concreta de personas desarmadas, los pobres y la última, que hombres como Romero no reclamados a la proximidad de las ideas socialistas, pero para sencillo fidelidad al Evangelio ".
Durante la Homilía del Domingo 23 de Marzo de 1980  denunció la violencia y el abuso de poder por exhortar a todos a la paz y la reconciliación. Conflicto inevitable con los líderes del gobierno. Pero no empujó a retirarse de sus posiciones, como se sugiere en muchos, sino más bien lo confirmó en la elección de la verdad del Evangelio y la responsabilidad pastoral. "¿Por qué fue asesinado? - Se preguntó monseñor Gregorio Rosa Chávez, uno de sus colaboradores más cercanos -. Es un poco "como preguntar por qué mataron a Jesucristo". Para leer sus últimas palabras en la homilía de la Misa en la que fue asesinado, casi parece que pedir al autor que le permita "a morir cuando voy al altar, para ofrecer el pan y el vino." De hecho de que pudiera terminar su homilía, que viene ofertorio muerto, convirtiéndose a sí mismo en sacrificio. "Una imagen cuya luz se puede leer toda su vida y su muerte. Vivió y murió como sacerdote, como un buen pastor enamorado de Cristo y su pueblo ".

¨ iii Les ordeno en nombre de Dios, Cese a la Represión !!!¨ Esa fue la frase final de la Homilía del 23 de Marzo y un día después, el lunes 24 de Marzo de 1980, en la Parroquia La Divina Providencia, Hospital  de personas con cáncer, Monseñor Romero ofrecía la misa, en nombre de la Señora Sara Meardi, Madre del periodista Jorge Pinto, en ese tiempo, Director de este Periódico EL INDEPENDIENTE  y desde la Puerta Principal , un tirador identificado , como guardaespaldas del Hijo del Coronel Arturo Armando Molina, le disparó  desde la entrada de la Capilla , desde un vehículo parqueado, que recibió el disparo en el corazón y salió huyendo, mientras unas monjas trataban de salvarle la vida al Arzobispo, Monseñor,  trató de tomarse de la mesa de enfrente y solamente logró ¨halar¨ el mantel en la caída. La copa se volcó. Las hostias se desperdigaron sobre el altar y el suelo, cayó de espalda y fue auxiliado   por varias monjas.

Doña Ana Bonilla de Romero,  Luis Bonilla Romero,  Don Gaspar Romero  y Jorge Alberto Bonilla Romero /sobrino  de Monseñor  Oscar Arnulfo Romero /  


Share:
spacer

No hay comentarios:

Publicar un comentario