Diputado 85'

Opinión

“La Verdad nos hará libres” ¿Pero cuál verdad?

Leave a Comment


 A principios  de los 80´s durante la guerra en nuestro país, el presidente Napoleón Duarte llamó al FMLN y al FDR a un diálogo  para terminar con la guerra y el presidente  Duarte  propuso el diálogo y la negociación, pero ante  ésta propuesta, el partido ARENA y Roberto  d'Aubuisson no aceptaron la negociación  y  los militares de la “tandona”  renegaban de ese diálogo y no aceptaban la negociación.
30 años después gracias al periodismo investigativo  del periódico  digital El Faro, se puso al descubierto las reuniones  y negociaciones “secretas” que habían tenido   el Ministro  de Seguridad , el Director de la PNC  y el Centros Penales, con dirigentes de la mara salvatrucha  y mara 18, donde supuestamente, los militares  dentro  de la seguridad del gobierno, ofertaron a estos dirigentes, trasladarlos   del centro de penal de Zacatecoluca conocido como (Zacatraz) y llevarlos a otros centro penales  con  mínimas medidas de seguridad . Éstas conversaciones sólo las puedo  comparar con el  diálogo- negociación de la guerra en El Salvador, pero en la  actualidad , el Ministro de Seguridad Munguia Payés  niega las negociaciones con las maras  y argumenta que el traslado  de unos 30 jefes pandilleros  es motivada por la enfermedad de muchos de ellos y en una conferencia de prensa - muy confusa- , Munguía Payés no pudo defender  los argumentos  desmintiendo esa posible negociación  con los jefes  de las maras.
 La militarización de la  Seguridad en el país, aprobada por el presidente Funes y que  la Constitución de la República  y los Acuerdos de Paz lo prohíben, le da un amplio poder a los militares en  ésta negociación , que en primer  término,  lo acepta el Capellán  militar  Sacerdote Fabio Colindres   quien dijo   que efectivamente , ha sido  un dialogo sólo entre las dos padillas, donde se les ha solicitado “que ya no se  sigan matando entre ellos” y como testigo de este diálogo, Fabio Colindres presentó   a Raúl Mijango   que perteneció hace muchos   años al FMLN    y ambos, se reunieron  con los dirigentes de las pandillas en las cárceles  para “ayudarles a que sean atendidos por su grave Estado de salud”.
Tanto  el Ministro  Munguía Payés  como  el Sacerdote Fabio Colindres y el director de Centro Penales se contradicen en sus declaraciones, afirmando  que  la disminución de los asesinatos  es por el trabajo de la PNC  y el capellán militar, lo desmiente diciendo  que es por el acuerdo  que ha tomado con los líderes de las pandillas  para que no se sigan matando entre ellos.
Pero qué dijo el periódico  digital en su publicación: “Gobierno negoció con pandillas reducción de homicidios.
El Muchacho recibió una llamada a su celular el viernes por la mañana. La llamada provenía del penal de Ciudad Barrios y la voz en el teléfono llamaba para explicarle las nuevas disposiciones de la Mara Salvatrucha: la cárcel ha decidido que hay que “calmarse”, que en la jerga de la pandilla es lo mismo que decir que hasta nuevo aviso queda prohibido matar y sumar nuevas extorsiones.
El Muchacho es un tipo muy delgado con el que arreglamos una cita en un centro comercial de San Salvador. Él es jefe, o “palabrero” de una “clica” o célula de la MS-13. Las órdenes que vienen de la cárcel son incuestionables, así que a su vez él reunió a sus muchachos y les transmitió el mensaje. “Estamos de vacaciones”, bromea y ríe.
La clica que dirige este treintañero tuvo que suspender algunos de sus planes inmediatos. Según El Muchacho, ese mismo día tenían planificados dos asesinatos que se vieron frustrados por las órdenes de su jefe en la cárcel. A este pandillero la única razón que lo mueve a obedecer las órdenes que recibe es el llano miedo a activar el sistema de castigos de la Mara Salvatrucha: si uno de sus subalternos desobedece, él deberá castigarlo –lo cual puede ir desde una golpiza hasta la muerte-. A su vez, él será castigado, y también su jefe en el penal de Ciudad Barrios. 
Para explicarse mejor intentó el siguiente ejemplo: “Si a usted su jefe le dice: traé este reportaje, usted tiene que rebuscarse por hacerlo, porque de eso depende su trabajo. Pues igual. Una orden es una orden”.
La única explicación que recibió El Muchacho fue que un grupo de jefes pandilleriles presos en el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca habían sido trasladados a otros penales y que las nuevas órdenes buscaban mantenerlos ahí. La idea que le expresaron es esta: ha habido una negociación entre algunos líderes de la mara y el gobierno. Así, si la pandilla se calma, el gobierno no tendrá motivos para regresarlos a Zacatecoluca.
El Muchacho repite que desde el sábado están de vacaciones. Ese día se registraron 10 homicidios, cuatro menos que la media que mantenía el mes. El día siguiente, día de elecciones legislativas y municipales, se registraron seis, y algunas fuentes lo adjudicaron al despliegue policial para custodiar los centros de votación. El lunes de esta semana, una cifra sin precedentes en los últimos dos años: dos homicidios en todo el país ya sin el despliegue policial del día anterior. El martes, la tendencia se mantuvo: tres asesinatos en todo El Salvador. Este miércoles, a las 7 de la noche, la tendencia seguía siendo sorprendente: cinco homicidios”.
Por su parte el Director de El Faro Carlos Dada en  un mensaje en Facebook  advierte  del peligro que representa  la amenazas  de los militares  en el gobierno: “Queridos amigos: Hemos recibido en las últimas horas varias alertas de seguridad, algunas para ser tomadas con seriedad. Fuentes de inteligencia nos han dicho que creen que ha aumentado mucho el nivel de riesgo para El Faro a partir de nuestra publicación de antier, en la que revelábamos negociaciones entre el gabinete de seguridad de El Salvador y líderes de pandillas para reducir los homicidios a cambio de beneficios para los pandilleros.
La información tiene entre sus fuentes agentes de inteligencia, y los primeros pasos de las autoridades, hasta donde entendemos, han sido nuevamente al interior de la inteligencia policial y la agencia de inteligencia del Estado, en un nuevo proceso de depuración por habernos filtrado algunos informes”.
A la libertad de información se tiene  que respetar y somos solidarios  con Carlos Dada  y todos los compañeros del diario digital El Faro.
¿Quién dijo miedo compañeros periodistas de  El Faro?
¡¡¡La Lucha continúa!!!

0 comentarios:

Publicar un comentario