Hace 86 años se iniciaron los fraudes electorales en el país

Desde el año de 1932, el general Maximiliano Hernández Martínez, inició la dictadura militar en El Salvador; los fraudes electorales y los golpes militares. En 1932 la imposición de los militares llegó al extremo de ordenar la masacre de nuestros indígenas en la zona de Izalco, Sonsonate, y los otros pueblos de la zona occidental, asesinando a unos 30 mil campesinos.

Desde esa fecha, el pueblo se comenzó a organizar y la imposición de los militares no permitía que se realizarán elecciones libres y cuando la oposición adelantaba en preferencias electorales al partido oficial, procedían con los fraudes electorales.

Así transcurría esta época dura que sufrió el pueblo salvadoreño con la represión, desapariciones, y asesinatos de parte de los gobiernos que siempre ganaron las elecciones con fraudes electorales.

En 1977, con la historia negra que tenía el país -hace 41 años-con los fraudes electorales, los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de febrero, dieron como triunfador al general  Carlos Humberto Romero, que era candidato del partido oficial  Conciliación Nacional PCN, y de inmediato, la oposición que había participado como la Unión Nacional Opositora UNO, inició las movilizaciones  en protestas por el fraude electoral quedó demostrado con las pruebas que presentó el Partido Demócrata Cristiano, donde había comunicación entre el PCN, la Policía Nacional, la Guardia y la Policía de Hacienda quienes transmitían las ordenes desde la feria internacional, para que se iniciara la recolecta de los “tamales” frase que utilizaba el PCN, para referirse a las papeletas  depositadas en las urnas  y que las cambiaban para que la UNO perdiera.

La UNO, Unión Nacional Opositora estaba integrada por el partido Demócrata Cristiano PDC, el Movimiento Nacional Revolucionario MNR y la Unión Democrática Nacionalista UDN. La UNO llevaba como candidatos al Coronel Ernesto Claramount y según ellos, con el objetivo de evitar que la Fuerza Armada  atacara a este candidato militar y creyeron que no le harían fraude electoral.

El candidato a vicepresidencia por la UNO, era el doctor Antonio Morales Erlich, que estaban presentes en la Plaza Libertad el 28 de febrero de 1977, y que junto al pueblo salvadoreño, esperaron la llegada de los cuerpos militares, como la Policía Nacional, que rodeó el Parque Libertad por el sector sur; la Policía de Hacienda fue colocada por la parte oriental del parque Libertad, y el sector poniente  fue rodeado por la Guardia Nacional.

Eran las 8:00 de la noche, venía de la Colonia Santa Lucia con la idea, de estar un momento en esa manifestación contra el fraude electoral en el Parque Libertad y mi vehículo lo dejé  parqueado por la “cuesta del palo verde” y llegué caminando al Parque Libertad, que estaba “repleto” de un pueblo  que condenada el fraude electoral, y todos los “desmanes” que había realizado el partido de Conciliación Nacional. La oposición también había colocado en cada esquina inmediata al parque Libertad, obstáculos como árboles, piedras, y alambres para evitar que ingresaran los llamados “cuerpos de seguridad” pero también, la UNO había colocado vigilantes que se comunicaban constantemente, para avisar cualquier llegada de la PN, GN, y PH.

Entre los presentes se hablaba de estar preparados porque el ejército había ordenado enviar “Tanquetas” a la zona del Parque Libertad y también la guardia y la policía que podrían llegar a desalojar a los manifestantes.

Cuando eran las 9:30  de la noche, al recoger toda la información necesaria-  en ese año  era director de prensa de YSKT, Radio Cadena  Central-, decidí retirarme mientras escuchaba al coronel  Ernesto  Claramount, hablando de las fortalezas que debe tener el pueblo salvadoreño para no permitir, que el PCN y el General Romero en un fraude electoral llegaran  a la presidencia de 1977 y el pueblo presente en la plaza  Libertad, estaba llena completamente y sobresalía la estatua  de la imagen   que representa  la Independencia  de El Salvador en 1821.Me retiré y llegué a mi casa  como las 10:30 de la noche, ya que esta cercana a la Plaza Libertad  y eso de las 12:00  de la noche, se escuchaban los parlantes fuertes  de los representantes de la UNO, y sorpresivamente se comienzan a escuchar explosiones y gritos que decían, “el pueblo unido jamás será vencido, porque el color de la sangre, jamás se olvida”.

En horas tempranas del día siguiente, salí con rumbo al parque libertad, para saber que había pasado y este parque, estaba rodeado de guardias y policías, tanquetas, incluyendo vehículos de cuerpo de bomberos y que pude verificar, que estaban utilizando las mangueras para tratar de borrar con agua, la sangre de varios miembros de la  UNO, que habían sido asesinados en el tiroteo, pero la Policía y la Guardia no dejaban pasar por el sector y reprimían al pueblo . Me logré filtrar por un sector y platiqué con un miembro del PDC, que me dijo “que en el momento de el ataque, de la Policía y de la Guardia, el Coronel Claramount , y Antonio Morales Erlich candidatos de UNO, el pueblo los protegió logrando que entraran a la Iglesia El Rosario, junto a una gran cantidad  de miembros del PDC, MNR y UDN.

Horas antes de la “toma” violenta, miembros de la UNO, subieron al campanario de la Iglesia El Rosario, y comenzaron a “tocar” las campanas de una manera espectacular y todos los presentes en el parque Libertad, aplaudían la osadía de los jóvenes que realizaban esa acción, que recordaba las campanadas que dio Matías Delgado, al hacer un llamamiento al levantamiento popular.

Posteriormente, los partidos políticos llamaron a la Cruz Roja, para que protegiera la salida de los miembros de la UNO que estaban dentro de la Iglesia El Rosario, pero el temor que la guardia -que estaba enfrente de la Iglesia - dispara contra las personas que salían de la Iglesia, llegó el nuevo Arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, y enfrentó a la Guardia exigiéndoles que respetara la salida de los manifestantes.


  







El FMLN quiere lograr más diputados en Asamblea Legislativa

La historia salvadoreña ha sido regada con la sangre de nuestro pueblo, que durante muchos años ha padecido la represión de las dictaduras militares dirigidas por los Estados Unidos y  ha provocado hasta 1992  unos 100 mil muertos.

A partir de la década de los 70s y 80s, las organizaciones populares surgieron dentro del levantamiento popular, que luchó contra la dictadura militar que perseguía, asesinaba y desaparecía a cientos de estudiantes, campesinos, obreros y empleados, que eran perseguidos por los “escuadrones de la muerte” que dirigía, el fatídico fundador   de ARENA el Mayor Roberto d'Aubuisson, desde ANSESAL en la guardia nacional.

El 15 de Octubre de 1979, se dio el último golpe militar que derrocó al General Carlos Humberto Romero y luego, las 5 organizaciones guerrilleras: Fuerzas Populares de Liberación FPL, las FAL del partido Comunista; el ERP; el PRTC y las FARN, formaron el ejército guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional FMLN, que obligó a Estados Unidos, al Ejército Salvadoreño y a los “Escuadrones de la Muerte” a dialogar la Paz en El Salvador.

Los militares salvadoreños, siempre han traicionado al pueblo y formaron la dictadura militar durante 50 años: La primera dictadura militar del General Maximiliano Hernández Martínez desde el año 1931-1944 el General, encabezó un gobierno Autoritario y ultra conservador hasta ser derrocado por una huelga general de “brazos caidos”.

Ante la grave situación económica que vivía el país por la caída de los precios del café, el gobierno entró en una crisis y fue derrocado por un grupo de militares el 2 de diciembre de 1931 y uno de estos militares entregó el poder al vicepresidente de Araujo.

En la dictadura de Martínez de 1931-1944 apenas habría asumido el poder General Maximiliano de 1932 cuando el Partido comunista salvadoreño (PCS)  participó   en una insurrección popular junto a grupos indígenas y campesinos del occidente del país, que fueron conducidos por Farabundo Martí y otros líderes del PCS y  fueron arrestados antes de la misma. Los alzados lograron apoderarse de las ciudades de Juayúa, Nahuizalco, Izalco, Sonsonate, Tacuba y Salcoatitan en donde atacaron a las familias terratenientes.

Para organizar la insurrección de 1932 que estaba conformado por un núcleo pequeño de intelectuales y estudiantes universitarios y tuvo un rol muy limitado en la insurrección. Las masas que participaron en la insurrección fueron mayoritariamente indígenas.

En 1932 el entonces presidente General Maximiliano Hernández Martínez, llegado al poder tras un golpe de estado en 1930, reprimió con el ejército una sublevación de campesinos e indígenas en el occidente del país, provocando más de 30,000 víctimas mortales. El suceso se ha dado a conocer en El Salvador como la matanza de los campesinos de  1932.

El 14 de diciembre de 1948, Salvador Castaneda Castro fue derrocado por un golpe de Estado promovido por sectores renovadores del Ejército que llevó al poder al llamado Consejo de Gobierno Revolucionario. En 1950 se redactó una nueva Constitución de carácter social-progresista y se creó un nuevo partido oficial, el Partido Revolucionario de Unificación Democrática (PRUD) que se proponía imitar muchos aspectos del PRI mexicano.  Entre 1945 y 1948, el breve gobierno de Castaneda Castro, continuó muchas de las políticas del gobierno dictatorial de Martínez.

Los gobiernos de los coroneles Oscar Osorio y   José María Lemus ( años 50s y 60s) pudieron llevar a cabo sus planes sociales y obras de infraestructura gracias a un período de bonanza en los precios del café y a la introducción de un nuevo cultivo bastante rentable: el algodón. Cuando al final de la década de 1950 el precio del café decayó, el gobierno de Lemus entró en crisis y fue derrocado el 26 de octubre de 1960.

Luego del derrocamiento de Lemus, hubo dos breves gobiernos provisionales: la Junta de Gobierno (octubre de 1960-enero de 1961), controlada por oficiales militares próximos a Óscar Osorio, al que se incorporaron civiles progresistas. La Junta fue derrocada y sustituida por el Directorio Cívico Militar (enero de 1961-enero de 1962), formado por oficiales y civiles conservadores, también nació, el partido de Conciliación Nacional PCN, desapareciendo el partido Revolucionario de Unificación Democrática PRUD.

En este contexto, Estados Unidos enfocó su política a la neutralización de los posibles focos de comunismo. Así fue como Estados Unidos envió a un grupo de asesores técnicos del Instituto Americano del Desarrollo del Sindicalismo Libre, IADSL, para crear dos organizaciones populares que, según sus cálculos, se "encargarían" de hacer su trabajo: la Unión Comunal Salvadoreña, UCS, y la Asociación Nacional de Indígenas Salvadoreños, ANIS. También Estados Unidos inició la  “operación Cóndor” que impuso las dictaduras militares en América Latina. 

La famosa “tandona” parte de los militares represivos, ha sido responsable de varias masacres durante la guerra y del asesinato de 6 sacerdotes jesuitas y la justicia salvadoreña no ha permitido que sean juzgados cerca de 20 militares salvadoreños y uno de ellos, el Coronel Inocente Montano que   fue condenado a 21 meses de cárcel en Estados Unidos y luego extraditado a España  acusado  de crímenes de guerra y España iniciará  el proceso de extradición de otros militares en El Salvador.

Las luchas del pueblo desde 1932 hasta 1992 han logrado rescatar hasta el momento algo de esa democracia y para el presente año-4 de marzo-, se realizarán elecciones para diputados y concejos municipales. Actualmente el FMLN tiene 31 diputados en la asamblea y se espera, que la población vote en favor de aumentar los diputados del FMLN, para lograr detener la prepotencia del partido ARENA que domina la Asamblea Legistiva.














El movimiento de Empleados de la Corte de Cuentas, saluda en este mes de febrero del año 2018, a todos los compañeros que inician este año con verdadera esperanza en honor del amor y la amistad.

Durante los últimos meses, este movimiento ha estado vigilantes de ese odio por los cargos de jefatura, de  cualquier traslado o despido de los compañeros.

También estamos pendientes de la posible resolución de la Honorable Sala de lo Constitucional, sobre la inconstitucionalidad de la elección de la actual presidenta Carmen Elena Rivas.

Este movimiento ve con extrañeza y admiración las decisiones de la presidenta Carmen Elena Rivas al contratar en las puertas principales del edificio de la Corte de Cuentas, unos aparatos, que supuestamente detectan armas de fuego. casualmente, cuando hubo, un temblor a las 12:13 minutos del mediodía, muchos trabajadores al querer salir del edificio fueron problemático, ya que los empleados, al querer pasar por las puertas lo hacían “atropelladamente” y manifestaban su inconformidad por dicha medida arbitraria.

Extrañamente, durante la guerra ninguna institución tomaba esas medias de puertas de seguridad y según manifiestan, el costo económico, es bastante alto y bien se pudo utilizar  en otros rubros importantes, por ejemplo, el pago de viáticos de los compañeros que trabajaban en San Vicente.

Otra curiosidad que nos comunican los compañeros, es que la Junta Directiva del Sindicato, desde su elección en Diciembre, no ha dado a conocer los nombres de los nuevos miembros de la Junta Directiva, la cual surgió en esta elección donde ocuparon el mismo sistema, de convocar a una hora determinada y una hora después obligar a los pocos presentes que habían, incluyendo a Carmen Elena Rivas, y elegir a la misma directiva. Este sindicato ha logrado ser identificado como un sindicato patronal, que está en contra de los reclamos de los trabajadores.

De acuerdo a una información publicado en un medio digital local, se dio a conocer, que el actual Secretario General del Sindicato Francisco Ayala, fue condenado por una jueza, acusado  por expresiones de violencia  contra la mujer, obligándolo a pagar 1585 dólares  a la compañera que fue víctima  de los atropellos del sindicato.

El Movimiento de Empleados, exige a la presidenta de la Corte de Cuentas, que reintegre a la compañera que trasladó ilegalmente y que ocupe su anterior cargo de coordinadora

¡¡¡Luchamos Hoy, para triunfar mañana!!!

Movimiento de Empleados de la Corte de Cuentas

San Salvador 5   de febrero de 2018.









Asesinado por la dictadura militar
Farabundo Martí vive!!!


1 de febrero de 1932,1 de febrero de 2018 a los 86 años  de haber sido asesinado por el ejército salvadoreño, el dirigente  Agustín Farabundo Martí, sigue viviendo en las luchas del pueblo salvadoreño, por medio del FMLN.

Agustín Farabundo Martí nació Teotepeque el 5 de mayo de 1893  y murió en San Salvador, 1 de febrero de 1932. Farabundo Martí se graduó en el Colegio Salesiano Santa Cecilia de Santa Tecla. Realizó estudios de Derecho en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador. Fue el sexto hijo de 14, su padre se llamó Pedro Martí y su madre Socorro Rodríguez de Martí; 5 hermanos de Martí murieron en la infancia.

Fue dirigente del Partido Comunista Salvadoreño (PCS), fundado en 1930, mientras El Salvador vivía los efectos de la crisis económica internacional. El dirigente izquierdista ya era conocido por sus actividades comunistas y es así, que fue exiliado por el presidente Pio Romero Bosque antes de las elecciones de finales de 1930 para las elecciones presidenciales.

En enero de 1932, el PCS participó en las elecciones municipales y legislativas, denunciando en los días siguientes, la realización de actos constitutivos de fraude electoral por el gobierno de Martínez. En esta coyuntura, el Comité Central del PCS decidió preparar un levantamiento popular contra el gobierno martinista. Farabundo Martí fue detenido, el 19 de enero de 1932, en una casa del barrio San Miguelito de San Salvador, junto a los estudiantes universitarios Alfonso Luna y Mario Zapata. El levantamiento se inició el 22 de enero de 1932, y se extendió por la zona occidental del país.

Martí, y sus compañeros Luna y Zapata, estuvieron encarcelados en la Vieja Penitenciaría de San Salvador-frente al hoy parque Bolívar, donde está  construido el Fondo Social para la vivienda - luego de haber sido encontrados por elementos de la Policía Nacional, y Osmin Aguirre y Salinas como Director de ella. Fueron juzgados y condenados por un tribunal militar, solamente Martí aceptó su responsabilidad por ser el máximo líder del levantamiento insurreccional como representante del Socorro Rojo Internacional. Asimismo, defendió a los estudiantes Luna y Zapata, diciendo que ellos no habían sido profundamente involucrados en los hechos. En efecto, antes de Martí, se le permitió la palabra a Luna y a Zapata y ellos dijeron ante el tribunal no ser directamente responsables de los hechos, sino que habían buscado a un maestro en Farabundo Martí, al ser ellos buscados por publicar el boletín Estrella Roja.


En la tarde del 31 de Enero de 1932 los prisioneros fueron llevados a una capilla para un servicio, y luego dos sacerdotes llegaron, Padre Prieto y Padre Rutilio Montalvo. Martí entonces dijo que no tenía pecados por los cuales confesarse. En la narración de Rodolfo Buezo, "Sangre de Hermanos" (Pag. 79-80) dice que Martí le dijo a un sacerdote que "he perdido la fe en los principios omnipotentes, los cuales de acuerdo a ustedes, son todos justicia y todos amor", y preguntó al sacerdote si era justo lo que habían hecho el ejército y los burgueses a los fallecidos de "nuestros rangos". Los otros dos acusados si se confesaron y aun Luna cuando fue permitido de decir algo admitió que no había comprendido los actos que serían necesarios para hacer justicia por los pobres, ya que se le acusaba de los actos inhumanos hechos por la revuelta comunista. Los tres fueron fusilados el 1 de febrero de 1932  en el cementerio general  donde están enterrados los restos de Farabundo Martí. También perecieron otros dirigentes del levantamiento, como Feliciano Ama (líder indígena de Izalco), Francisco Sánchez (que dirigió el levantamiento de Juayúa).
La tumba de Farabundo Martí en el Cementerio General irónicamente  está a pocos metros  de la tumba del Coronel Domingo Monterrosa,  acusado del asesinato  de más de  900 habitantes del Cantón el Mozote y otros  caseríos.

En el libro escrito por  Roque Dalton  con la narración de Miguelito Mármol del Partido Comunista,  dice  que el levantamiento de los indígenas  fue  en los siguientes lugares:  “En Tacuba se asaltó  la Guardia Nacional; en Ahuachapán, las masas sitiaron el cuartel departamental, la acción más grande fue en Sonsonate; en Juayúa   se tomó el cuartel local ; en Izalco un contingente de  unos dos mil  camaradas se tomó el pueblo  durante tres días  y tres noche y sólo mediante el ametrallamiento y bombardeo aéreo fue que dicho contingente se  retiró,  dispersándose ; en Nahuizalco se tomó por completo por un período igual. En  Teotepeque estuvieron dirigidas por el padre de Farabundo Martí, quien comenzó por tomarse la alcaldía  a punta de pistola. El General Maximiliano Hernández Martínez y el ejército salvadoreño, asesinaron a más de 30 mil campesinos el 22 de enero de 1932.

El levantamiento popular de 1970, llevó  como nombre  Fuerzas Populares de Liberación  Farabundo Martí (FPL) y las 5 organizaciones guerrilleras  fundaron el Frente  Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)como un homenaje  a Farabundo  capturado   por la dictadura militar, 3 días antes  del levantamiento indígena  y el “Socorro Rojo” y lo asesinaron el 1 de febrero de 1932.

Farabundo Martí  Vive ¡¡¡ Carajo!!!



El presidente Hernández Martínez primer dictador militar en nuestro en el país.


El 2 de abril de 1944 y después del golpe militar en 1932, el pueblo se levantó contra el dictador de Maximiliano Hernández Martínez, que masacró más de  30 mil campesinos 
El día domingo 15 de mayo de 1966.Esta es la fecha en que ocurrió el asesinato del General Maximiliano Hernández Martínez, expresidente de El Salvador. Sucedió en Honduras, domicilio del militar después de su derrocamiento en mayo de 1944.

Los datos biográficos del general Maximiliano Hernández Martínez, relacionados con su trayectoria y trágica muerte después de su obligada renuncia a la Presidencia de la República el 8 de mayo de 1944 dan para mucho.

El asesino: José Cipriano Morales, empleado de confianza del general, su chofer, amén de efectuar otros trabajos hogareños a modo de comodín o mil usos.

El General y político salvadoreño, Maximiliano Hernández Martínez, Presidente de El Salvador (1878-1966) nació el 29 de octubre de 1878, en el pueblo de San Matías, Jurisdicción de San Juan Opico, en el departamento de La Libertad. Sus padres fueron el agricultor guatemalteco Raimundo Hernández y la señora Petrona Martínez, de nacionalidad salvadoreña. Ambos eran de origen nahuat.

El General Maximiliano Hernández Martínez llegó al poder aprovechándose del golpe de Estado contra Arturo Araujo en 1931 pero solo se consolidó con la derrota de la revolución. La masacre de 30 mil trabajadores en 1932 tenía el objetivo no solo de derrotar la insurrección sino también dar una lección a las masas para que la revolución no levantara cabeza durante décadas y eso hubiera sido así en cualquier otro país pero las enormes tradiciones revolucionarias en El Salvador, la incapacidad del capitalismo para dar estabilidad y los excesos cometidos por el gobierno militar hicieron que en un lapso de tan solo 12 años se diera un nuevo proceso revolucionario que de haber triunfado en su totalidad podría haber ahorrado decenas de miles de mártires.

Lo sorprendente de la huelga de 1944 es que las masas dieron una heroica demostración de lucha revolucionaria sin contar con una dirección. El movimiento estudiantil salvadoreño tiene enormes tradiciones revolucionarias, a diferencia de aquellos estudiantes que hoy piensan que se es sumamente revolucionario encapucharse y hacer una acción aislada de los trabajadores y el resto de estudiantes, en 1944 se mostró cual es el verdadero camino a seguir: vincularse a la clase obrera con sus métodos en las movilizaciones de masas.

La “revolución” de abril abrió el camino para una verdadera revolución. La idea de derrocar a Martínez se incrustó en la mente de las masas, los estudiantes iniciaron la agitación y llamaron a una “Huelga general de brazos caídos” este es el nombre como se conoce a los acontecimientos revolucionarios de mayo de 1944 pero no es del todo correcto. Este llamado fue muy tímido para las contundentes acciones que impulsarían las masas. La huelga iniciada el 2 de mayo comienza en las universidades y de manera irresistible se extiende a las fábricas. En un artículo escrito por Luis E. Saavedra se describe así la situación:

“Y se inició la huelga de mayo. Y los estudiantes universitarios… y los colegios particulares… y las escuelas oficiales se fueron a la huelga. Y se fue a la huelga el comercio… luego las fábricas, toda la industria se fue a la huelga, después lo hicieron los empleados bancarios, los hospitales y las generosas mujeres de los mercados… Y se paralizó el servicio de ferrocarriles, el servicio de buses urbanos y luego el interurbano… y se fueron a la huelga todos los empleados públicos del país…” (Tomado de hunnapuh.blogcindario.com)

El gobierno militar quiso aplastar la huelga por medio de la violencia, pero no es lo mismo enfrentarte a un grupo de militares que apenas si consiguieron tomar control del telégrafo, alguna estación de radio y algunos cuarteles, que combatir a la clase obrera que es la que hace que funcione el conjunto de la sociedad. Una huelga general pone el tema del poder sobre la mesa aunque por si sola no lo resuelve. Se hace la pregunta ¿Quién es el dueño de la casa?

El gobierno norteamericano retiró el apoyo a Martínez usando de pretexto el asesinato accidental de un estudiante salvadoreño-norteamericano al que llamaban Chepe Wright. Martínez se vio obligado a renunciar el 9 de mayo, ya no le era útil al imperialismo, pues era incapaz de contener el avance revolucionario de los jóvenes y obreros de El Salvador. La táctica fue sustituir al actual dictador por otra figura para evitar que los trabajadores tomasen el poder.

Maximiliano para mantenerse en el poder, violentó el principio de pluralidad política, creando su propio partido político Pro Patria. Esta práctica la realizó en 2 oportunidades (1934-1939) cuando intentó su tercera vez, el sector agroindustrial y el pueblo, se unieron en una huelga de brazos caídos en 1944. Maximiliano ha sido odiado por unos y magnificado por otros, pero nadie podrá negar que en su mandato existieran cosas positivas y negativas.

Tras su renuncia a la primera magistratura, huyó vía terrestre a Guatemala, donde fue recibido por su hermano Guadalupe, luego se movió hacia Estados Unidos, para finalmente trasladarse a Honduras. Ahí fue asesinado por Cipriano Morales, su motorista, quien le asestó 17 puñaladas. El asesinato se perpetró en el comedor de su residencia en Honduras, el 15 de mayo de 1966.


Tras la muerte del dictador, se le dio su nombre a una brigada de exterminio anticomunista, que funcionó como escuadrón de la muerte, fundada por Roberto_d'Aubuisson.Con su mandato, se iniciaron más de cinco décadas de gobiernos militares que desembocarían, entre otras cosas, en una guerra civil.




¡¡¡Yankee, go home!!!

Con el TPS, los areneros han realizado una campaña de desprestigio en contra del gobierno del FMLN y según ellos, los salvadoreños son lo que ha dicho Trump, el famoso “agujero de mierda”. Lo más denigrante, es que, los medios de comunicación de la derecha, para seguirle el juego a los areneros, tergiversan la amenaza final del Presidente Trump,cuando dijo que los salvadoreños que terminan el TPS en marzo de este año, tendrán una última prórroga de 18 meses, que concluye en septiembre del año 2019.




Para mayor claridad de los areneros y de los medios de comunicación de la derecha y de la empresa privada, les explicamos que significa la palabra prorroga: “1.  Continuación de algo por un tiempo determinado.2.  Plazo por el cual se continúa o prorroga algo”.

También quiero aprovechar para contarle a la embajadora de los Estados Unidos Jean Elizabeth Manes, que sígnica   ¡¡¡Yankee, go home!!! Y ojalá, que la embajadora se lo enseñe al entrevistador estrella de TCS Moisés Urbina: “ En varios países de América Latina y España, la palabra yanqui designa a lo relacionado con Estados Unidos. Originalmente se refería a los que habitaron la colonia de Nueva Inglaterra, al noreste de ese país. ​

El término se originó hacia la mitad del siglo XVII debido a los neerlandeses que abundaban en la Nueva Inglaterra (parte de esta región había sido Nuevos Países Bajos), muchos de los cuales se llamaban "Jan" (Juan en neerlandés, pronunciado "Jan o Ian" y así, del apodo “ianke” (Juanito), se originó el término inglés yankee (pronunciado /'yanki/). Otros autores, como Robert Graves, sugieren que ianki: era un vocablo comanche que significaba ‘cobarde’, aunque luego los estadounidenses se apropiaron de esa palabra porque les gustaba el sonido de la misma.

Durante la llamada Guerra de Secesión (1861-1865), el vocablo se hizo muy popular en la excolonia británica. Para los confederados, los yankees eran los soldados y, en general, los residentes de los estados del norte.

En algunas partes del mundo, particularmente en los países de América Latina y Asia Oriental, yanqui se asocia a veces con el anti-americanismo y se utiliza en expresiones como "Yankee go home" o luchamos contra el yanqui, enemigo de la humanidad. En España, sin embargo, al igual que en Gran Bretaña o en otras áreas donde se habla inglés, el término se usa simplemente para referirse a alguien de los EE.UU”.

El yankee go Home” en El Salvador y Centroamérica, se usa desde hace muchos años  y que los estudiantes de la Universidad de El Salvador, lo utilizan en sus manifestaciones, es debido a que el gobierno del FMLN,  se permite esta libertad de expresión y existe otra frase, que no se le olvide Señora Embajadora, que se dice en américa latina y en El Salvador: ¿Qué le pasó a Superman; lo verguiaron. en Vietnam”.

Una sugerencia señora embajadora, Jean Elizabeth Manes “no se deje enganchar de los entrevistadores de la extrema derecha, que quisieron hacer pleito con el TPS y culpar, al próximo presidente de El Salvador Gerson Martínez.

De remate, el maravilloso presidente Donald Trump que siempre se convierte en el dictador “de mierda” de los Estados Unidos y quieren humillar a los pueblos que trabajan en ese país, cuando les dijo a los congresistas de Estados Unidos “que no entendía porque se apoyaba a estos inmigrantes de El Salvador, Haití y África “¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?”.

Es bueno recordarle a la embajadora Jean Elizabeth Manes  que le diga a su presidente Donald Trump, que este “país de mierda” durante la guerra donde le ayudaron a los militares y a la derecha, los salvadoreños organizados le dijeron “Yanki de mierda go Home”, cuando le dieron a El Salvador, 2 millones de dólares diarios para acabar con la lucha del pueblo.

Señora Embajadora, el pueblo organizado que luchó durante la guerra, fue el Frente Farabundo Martí FMLN y el  actual presidente de la república el  Profesor Salvador Sánchez Cerén, fue el recordado Leonel González, miembro de la comandancia del FMLN.   



VISITAS EN TOTAL